Por si las moscas venusinas

Ponerle play al intro

Estaba yo el día de hoy recapitulando los recientes acontecimientos de mi vida y me di cuenta de algo muy importante, que no importa cuanto se diviertan mis papás en sus vacaciones por Europa, no dejaron suficientes latas de atún y frijoles en la despensa, se me han acabado los víveres (se aceptan donativos). He enviado mensajes, correos, twitts, inbox y hasta señales de humo y no han respondido otra cosa más que: nosotros estamos bien, tú hazle como puedas... Si, así es mi papá.

Así las cosas. Pero insistiré en que el año aún no se acaba y aún tengo muchos propósitos que lograr. Pero basta de esto, mejor pasemos a aquello.

Dicen que la vida es como el teatro, como una obra que no permite ensayos, por eso debes cantar, reír, amar, llorar y vivir intensamente cada momento de la vida, antes de que el telón baje y la obra termine. En otras palabras el espectáculo debe continuar... antes de que se nos acaben las escenas.

Y como ando muy filosófico el día de hoy, no escribiré mas auto ayuda aquí, no hoy por lo menos. Mejor nos leemos en otra ocasión. Que os parece?

Para el siguiente post (o uno de los siguientes) narraré que pasó con Albahaca y Ricotta. porque el asunto me quedó bastante histórico y se fue por un camino que tal vez no era el que quería tomar para la historia y los personajes.

Por cierto, debo dejar de usar ese aromatizante de auto, no vaya a ser que se suba una mosca venusina y me quiera picar...

Para los que se pregunten como quedó la sopa. La sopa quedó Deliciosa :D

Entradas populares de este blog

Dear Natasha.

Día de Muertos, or why all this is about....

Una de buñuelos