Trágame tierra, o El Señor/Señora Tlaltecuhtli

El nombre es Tlaltecuhtli. Señor o señora de la tierra. Según los mitos nahuas sobre la creación de la tierra. Tlaltecuhtli era un ser que vivía sobre las aguas y tenía ojos y bocas en las articulaciones del cuerpo con las que mordía como bestia salvaje. Cuando Quetzalcoatl y Tezcatlipoca decidieron crear la tierra, se transformaron en grandes serpientes y sujetaron a Tlaltecuhtli, apretándola tanto que la partieron. Más tarde y para consolarla, los dioses dispusieron que todos los frutos necesarios para la vida del hombre debían brotar de su cuerpo. De esta maanera, los mexicas creían que todo lo que existe sobre la superficie terrestre eran partes del cuerpo de Tlatecuhtli. También pensaban que esta deidad se alimentaba con los cuerpos y la sangre de los guerreros que morían en batalla.

Muy ilustrativo... Ahora que ya sabemos de quién se trata, les voy a contar que entre los hallazgos arqueológicos más importantes del siglo XXI (o por lo menos de lo que llevamos) se encuentra el descubrimiento de un monolito que representa la figura de Tlaltecuhtli, aunque seguramente para muchos esta noticia ya es vieja. La novedad del asunto es que desde hace algunos meses, el monolito (que es el más grande hasta ahora descubierto, mide 4 mt x 3.57 mt. y eso es aún más grande que la Piedra del sol) se encuentra ya en la sala de exhibición del Museo del Templo Mayor. Así que con la combinación de deber moral de buen mexicano orgulloso de sus raíces y de una tarde libre, me anime a visitar el Templo Mayor para conocer en persona al nuevo orgullo de la ciudad.

Así luce Tlaltecuhtli desde el 3er Piso del Museo.
¿No sienten ganas como de tomar su macáhuitl y lanzarse a la cacería de Chichimecas??? 

Se supone que esta cosa comía guerreros caídos en batalla.
En lo personal me he sentido atraído a esta parte de las raíces culturales de México. Al mismo tiempo renace mis sentimientos de odio-amor por la madre patria. No es algo que nos haya tocado vivir, pero... ¿No sienten un poco de coraje al pensar en toda la destrucción, no solo de templos y piramides, sino de toda la cultura que tenian los habitantes de estas tierras? 
Afortunadamente cosas como esta sobreviven al paso de los años y seguramente por toda la ciudad de México hay cosas bajo tierra esperando por ser devueltas a la luz y ser el próximo gran descubrimiento arqueológico del siglo...

Se cree que en parte central (que no se encontró) se encontraba la
representación de un hombre o una deidad.

Entradas populares de este blog

Dear Natasha.

Día de Muertos, or why all this is about....

Una de buñuelos