¡Feria de Pueblo!

“Y su grito, como los cohetes que tanto nos gustan, sube hasta el cielo, estalla en una explosión verde, roja, azul y blanca y cae vertiginoso dejando una cauda de chispas doradas.”

Octavio Paz.
 “El laberinto de la soledad”.

Estaba yo el otro día recordando a Octavio Paz. Más bien, recordando algo que escribió Octavio Paz, porque yo al señor, ni lo conocí. En uno de sus libros más emblemáticos: “El Laberinto de la Soledad”, Don Octavio, a través del ensayo, trata de elaborar una identidad del Mexicano, entre el mito nacional y la realidad de 1950, que no es muy diferente a la de nuestros días. El capítulo “Todos Santos, Día de Muertos”, está dedicado a las fiestas mexicanas. Por un lado, dice, tenemos las fiestas nacionales (la del Día de la Independencia, la de la Batalla del 5 de Mayo, Día de Muertos, la de la Virgen de Guadalupe, etc.) dónde todos nos emocionamos o por lo menos disfrutamos del “puente”;  y por el otro, dice que cada ciudad o pueblo tiene su fiesta particular, la fiesta del gremio predominante del sitio, o la del Santo Patrono, que se festeja con devoción y regularidad. Creo que la última vez que asistí a una de estas celebraciones, fue un día de muertos por allá por 2009 cuando fui a Mixquic; recuerdo que la tragadera fue estupenda, atole de amaranto y tamales para el desayuno y en la comida un puesto de garnachas anunciaba: Filete de venado estilo Yucatán; que por el precio y sabor, dudo mucho que fuera venado. Hace pocos días, tuve la gran alegría de visitar de nueva cuenta una de estas ferias y no les voy a negar que la pasé increíble. Música, juegos mecánicos, gente, y hasta una banderilla con papas fritas.

En tres días comienza “oficialmente” la Feria de Huamantla en Tlaxcala (del 6 al 23 de Agosto), digo oficialmente porque al momento de escribir estas líneas, me encuentro en el hotel que está junto a la Basílica de Nuestra Señora de la Caridad, en el centro del poblado y la fiesta ya se siente con mucho ambiente. Como veo difícil conciliar el sueño, a pesar de la hora (12:25 am), decido dar un paseo por los alrededores. Se respira lo que estoy seguro muchos mexicanos reconocemos como “ambiente de fiesta”; huele a algodón de azúcar, a pan de pueblo, esquites, tamales, cerveza, antojitos y se escucha el repicar de las campanas de la iglesia, acompañadas de cuetones y la brillante luz de los fuegos artificiales ilumina con distintos colores las caras sonrientes de todos los asistentes a la “tradicional serenata” a la Virgen de la Caridad. En realidad creo que el sonriente soy yo… Hace frío pero a los devotos parece no incomodarles, mucho menos a las decenas de parejas que están bailando al ritmo de cumbia del Grupo SuperKids. ¿Saben? Dudo mucho que a la Virgen de la Caridad le guste la cumbia, además, ni las mañanitas le tocaron.  ¿Y yo? Yo sigo sonriendo, mientras observo la creación de una nueva alfombra floral en el atrio de la basílica.


En Huamantla cada año durante la noche del 14 y hasta la madrugada del 15 de agosto se celebra La Noche Que Nadie Duerme. Cuenta la historia que esta tradición, aunque se celebraba la procesión de la Virgen desde el siglo XIX, fue hasta 1943 (después de todo el relajo que se hizo en México por La Guerra Cristera), que se comenzó a elaborar los coloridos tapetes de flores, aserrín y arena para engalanar los pasos de la Virgen por las calles del pueblo. Gracias a esta celebración, entre otras tradiciones, Huamantla se hizo con el reconocimiento del programa de la Secretaría de Turismo “Pueblos Mágicos”. La Celebración sigue al día siguiente con la Huamantlada. Dónde los valientes (y algunos borrachos) arriesgan su vida durante el encierro de toros de lidia, a modo de las mismísimas fiestas de San Fermín en Pamplona, España. Es curiosa la forma en que la gente del lugar percibe la corretiza como “buena o mala”. El año pasado no estuvo muy buena la corrida. No hubo heridos ni muertos.  Pero hace dos años hubo tres muertos y no se cuantos lastimados, estuvo buenísima, me dijo uno de los habitantes del pueblo. Su comentario me recordó el accidente que tuve con “Bailaor” y de cómo me prometí jamás volver a torear. (http://dudangel.blogspot.com/2011/09/de-heridas-y-cicatrices.html)

Celebremos las fiestas! Conservemos las bonitas tradiciones del Pan de Pueblo, los elotes cocidos, los juegos mecánicos y los besos bajo los fuegos artificiales… 


Entradas populares de este blog

Dear Natasha.

Día de Muertos, or why all this is about....

Una de buñuelos